Una madre nos cuenta la experiencia de su hija con la Kinesiología

  • por
Opiniones kinesiologia

L. C es una niña de 13 años que tenía ciertos problemas de concentración y para relacionarse con otros niños, lo que le impedía disfrutar las actividades diarias. Tras evaluar a la paciente y profundizar en su caso a través de la Kinesiología psicológica, diagnostiqué que la niña presentaba principalmente un problema de autoestima. 

Gracias a la Kinesiología Emocional, L. C fue mejorando su estado de ánimo y autoestima y mejorando progresivamente en cada sesión. Su madre resalta que gracias a la Kinesiología, la autoestima de la niña se ha levantado. Además de crecer personalmente, ha ganado seguridad y tranquilidad, y todo ello, le ha ayudado positivamente en sus estudios y en las relaciones y las amistades con otros niños.

 “Hasta ahora puedo decir que en el caso de mi hija, he visto resultados muy positivos, cambios en el día a día de la niña, y sobretodo, seguridad y confianza con ella misma”, comenta la madre de L.C. 

“De la Kinesiología resaltaría que es una terapia diferente y, en nuestro caso, muy eficaz, y natural. Nunca había oído hablar de ella antes y llegamos a ella un poco de casualidad, porque una amiga me recomendó a Núria”, afirma la madre de la paciente. 

“Lo que más destacaría de Núria es su profesionalidad y que transmite mucha paz. Desde el minuto uno, ha hecho que mi hija se sintiese muy cómoda en las sesiones, mucha confianza directa, comprensiva, para que se abriera con toda normalidad y creo que eso fue clave en su mejora“, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *